Día de la Biblioteca: Charraire cuenteras “Caperucita feroz y el lobo de la lámpara”

Cartel Charraire cuenteras Caperucita feroz.jpg

El viernes 26 de octubre celebraremos el Día de la Biblioteca con una sesión de cuentos con Charraire cuenteras.

Cuchufleta nos contará cómo una tarde, ella y Ciano, deciden concursar en el concurso de la tele “Alborotador quien lo Desalborote”. La prueba consiste, en ordenar el mundo de los cuentos clásicos, que se encuentra totalmente alborotado. Cuchufleta y Ciano, se dan cuenta que uniendo sus fuerzas es más fácil conseguirlo. Y así, los dos juntos, contarán con la ayuda de los niñ@s para desalborotar tres cuentos:

Caperucita roja: esta singular niña ahora es adolescente y se ha convertido en una auténtica rapera ¿Volverá a ser la niña dulce de siempre?

La Bella Durmiente: esta belleza no para de hablar, es una pesada, ¿Podrán dormirla durante otros 100 años para que se calle?

Aladino y la Lámpara maravillosa: al parecer el genio se encuentra dentro de  una bolsa de plástico, con un catarro tremendo. ¿Conseguirán devolverlo a su lámpara?

¡¡Os esperamos!!

Anuncios

Celebramos el Día de las escritoras

Dia de las escritoras Alagón (Zaragoza).jpgAyer 15 de octubre celebramos el Día de las escritoras, actividad organizada por la Biblioteca Nacional de España con la que se pretende difundir el legado cultural de las escritoras del ámbito hispánico e hispanoamericano y recordar las dificultades que, en el pasado, impidieron tanto el  desarrollo de su obra como el justo reconocimiento a su labor cultural. El acto consistió en la lectura de veintiún fragmentos de textos escritos por autoras a cargo de miembros del club de lectura de la biblioteca y el Colectivo 8M de la Ribera Alta del Ebro.

Este año, el hilo conductor sobre el que giran los textos seleccionados es la rebelión de las mujeres. “La necesidad de rebelarse contra el sometimiento intelectual y la denuncia por ser y verse consideradas como ciudadanas de segunda cruza la obra de muchas escritoras -poetas, novelistas, dramaturgas, ensayistas- fomentando un nuevo orden social más justo y equitativo” afirma su comisaria, la periodista y escritora Joana Bonet. “Historiar la rebelión de las mujeres, rendir homenaje a sus protestas escritas es un modo de recordar que la libertad actual es una consecuencia de sucesivas rupturas. El feminismo, la libertad sexual y la defensa de unos ideales humanistas, así como las contradicciones entre el ser y el parecer, que a menudo las conducen a saltarse el guión, son cuestiones que estarán  presentes en los textos seleccionados en la III edición”.

María de Zayas, Juana Manso, Rosalía de Castro, Rosario de Acuña, Filomena Dato Muruais, Carmen de Burgos, Delmira Agustini, Victoria Ocampo, Aurora Bertrana, Magda Donato, Sorne Unzueta Lanzeta (Utarsus), Ángela Figuera Aymerich, María Zambrano, Idea Vilariño, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Josefina Aldecoa, Alejandra Pizarnik, Esther Tusquets, María-Mercé Marcal y Teresa de Jesús son las escritoras homenajeadas, todas ellas autoras españolas, con presencia de las lenguas oficiales del Estado, o autoras hispanoamericanas.

DSC01918.JPG

Imagen

15 de octubre Día de las escritoras

Cartel_Día_de_las_escritoras

Día de la Biblioteca 2018

Dia biblioteca 2018

El próximo 24 de octubre se celebra en España, como cada año, el Día de la Biblioteca. Una iniciativa de la Asociación Española de Amigos del Libro infantil y Juvenil que tuvo su origen en el año 1997. Desde entonces, Amigos del Libro se ha esforzado en dar a conocer y reconocer la labor de las bibliotecas, sus servicios, sus recursos profesionales y agradecer y reconocer la labor de los bibliotecarios y las bibliotecarias. Este año la celebración tendrá lugar en la biblioteca “Ramón Pérez de Ayala” (Oviedo) y contará con la participación de bibliotecarios, escritores, ilustradores, narradores de historias, editores, profesores, miembros de la asociación, responsables políticos y entidades que fomentan el uso de las bibliotecas.

El pregón de este año, que reproducimos a continuación, es obra del escritor Gonzalo Moure (Premio Cervantes Chico 2017), y el cartel ha sido realizado por el ilustrador Alfonso Zapico, Premio Nacional de Cómic en 2012.

El día de la luz

Vengo del desierto del Sáhara, de inaugurar una biblioteca. Está en Dajla, el más alejado, el más olvidado de los cinco campamentos de refugiados saharauis. Es la cuarta biblioteca que construimos, y es preciosa. En el centro hemos plantado árboles, para que los niños y los jóvenes del Sáhara puedan experimentar el gozo de sentarse a su sombra a leer un libro. No queremos que esa biblioteca sea ningún “templo de silencio”, sino más bien un espacio para del sonido, para el ruido. Una biblioteca que ya es el lugar más hermoso del campamento. Un espacio para desear ir a buscar lectura, pero también amistad, sueños compartidos. Incluso amor. Un lugar en el que enamorarse mirando unos ojos por encima de un libro. Porque al fin y al cabo, la biblioteca es el lugar en el que se descubre al otro, de papel o de carne.

En una película inolvidable, la mejor película de ciencia ficción de la historia, 2001, una odisea del espacio, aparece un monolito cada vez que el hombre se dispone a dar un salto cualitativo. Kubrick, su director, debería haber puesto un libro en su lugar. Porque han sido los libros los que han marcado el ritmo de los cambios del ser humano. Porque el libro es el laboratorio del hombre, el lugar en el que se experimenta con emociones, descubrimientos, utopías, apuestas. Somos lo que somos porque hemos pensado y escrito sobre cómo ser y sobre cómo no ser. Y seremos lo que pensemos, lo que piensen y escriban las próximas generaciones.

Así que una biblioteca no es solo un lugar en el que invitar a leer, sino también, o por eso, un lugar en el que invitar a escribir. Las bibliotecas del siglo XXI son, pueden ser, tienen que ser el semillero de nuevas novelas, nuevos monolitos, mojones de nuestro futuro. Si el siglo XX fue sin duda el siglo de la lectura, el siglo XXI puede llegar a ser el siglo de la escritura, ya lo está siendo.

Por todo eso construimos bibliotecas en los campamentos del desierto. Porque no son solo para los saharauis. Las paga nuestra sociedad civil, mediante socios adultos, y mediante actividades solidarias en colegios, institutos y bibliotecas. Y los alumnos y lectores que las sufragan se hacen conscientes de lo extraordinario que es tener una biblioteca, aprenden a valorar la suya, a defenderla. Cada biblioteca del desierto tiene detrás a miles de niños, jóvenes y adultos que la han hecho posible con su pequeño esfuerzo. Sumando. Cada lector saharaui tiene a su lado a miles de lectores, más conscientes de la importancia de una biblioteca, porque con su trabajo se ha construido una, en un clima y un lugar tan hostil.

Piensa en tu biblioteca. Hubo un día en el que esa biblioteca no existía. Alguien la soñó, luchó por ella, la llenó de libros y también de sueños. Hazte del equipo de ese alguien que la hizo posible, lucha por un mundo en el que no haya un ser humano que no tenga cerca una biblioteca, o un amoroso bibliobús. Que no haya un solo niño, joven o adulto, que no roce la mano de una bibliotecaria que le aconseje, que le oriente en el laberinto. Que es lo mismo que decir que no haya un solo ser humano conectado a lo que fue, lo que es y lo que será.

En tu mano hay millones de manos, estrechando la tuya, acompañándote en el camino. Tiernas o callosas, pequeñas o grandes. En el libro que te espera en la mesilla de noche o junto al sofá, hay millones de libros. Ingenuos o complejos, humildes o lujosos. Pero todo preciosos. Conectados todos por un invisible hilo de plata que une mano con mano, estantería con estantería, un hilo inacabable y luminoso. Inacabable, y así sea. Hoy es el Día de la Biblioteca, que es lo mismo que decir El día de la Luz.

Feliz día, feliz siglo.

(Texto: Gonzalo Moure. Cartel: Alfonso Zapico)

Encuentro con Ignacio Martínez de Pisón

Cartel Martinez de Pisón web

Dentro del ciclo Encuentros entre escritores y lectores que organiza la Diputación Provincial de Zaragoza tendremos el placer de recibir en la biblioteca de Alagón al escritor Ignacio Martínez de Pisón con el que comentaremos su novela Derecho natural.

Ignacio Martínez de Pisón (Zaragoza, 1960) es autor de más de quince libros, entre los que destacan, El día de  mañana (2011. Premio de la Crítica, Premio Ciutat de Barcelona, Premio de las Letras Aragonesas, Premio Hislibris), La buena reputación (2014. Premio Nacional de Narrativa, Premio Cálamo al Libro del Año) y Derecho natural (2017). También ha publicado el ensayo Enterrar a los muertos (2005), el libro de relatos Aeropuerto de Funchal (2009) y la novela de no ficción Filek (2018).

Al tiempo que pasa de la infancia a la edad adulta en una España en pleno proceso de apertura tras la Transición, en el interior de Ángel, el protagonista de Derecho natural, late la imperiosa necesidad de dotar de sentido a las cosas, de encontrar un orden, dado que su familia ha sido un modelo de inestabilidad y desorden. El padre, errático actor de películas de serie B e imitador de Demis Roussos, tiene una irrefrenable tendencia a la huida. Sus apariciones y desapariciones estelares dejan huellas invisibles pero indelebles en cada uno de sus cuatro hijos. La madre, por su parte, es una mujer enamorada que, harta de creer en él, tendrá que hacer esfuerzos sobrehumanos para tomar las riendas de su propia vida en una España que aún no ha despertado del todo del franquismo. A través de la voz conciliadora de Ángel, que estudiará Derecho y buscará una reconciliación con el padre, nos asomamos a la Barcelona de los años setenta y al Madrid de los ochenta.

Derecho natural recoge en su título aquellos años en que se empezó a construir un desarrollo legislativo pleno, en abierta contradicción con el largo tiempo en que no había coincidencia entre derecho y justicia.

El club de lectura visita el Monasterio de Veruela

43290991_2353865164656028_6879531482038140928_o

El domingo 7 de octubre la biblioteca organizó una excursión al Monasterio de Veruela lugar en el que está ambientada la novela de Luis Zueco El monasterio, leída recientemente por el club de lectura y después de tener un encuentro literario con su autor. El Real Monasterio de Santa María de Veruela es una abadía cisterciense del siglo XII, situada en las cercanías de Vera de Moncayo, muy cerca de Tarazona y el Moncayo, en la provincia de Zaragoza. En 1141, Pedro de Atarés y su madre donaron los valles de Veruela y Maderuela, en torno al río Huecha y a escasos kilómetros al noroeste de Borja, a los monjes franceses de la Abadía de Escaladieu, para que fundasen un monasterio bajo la advocación de la Virgen María.​ Sin embargo, la orden del Císter no dio el permiso para que se procediese a la fundación hasta 1146,​ siendo por consiguiente el monasterio cisterciense más antiguo de Aragón. La construcción del cenobio debió de estar suficientemente adelantada en el año 1171 como para que los monjes cistercienses se trasladaran. Por aquel entonces era un lugar de frondosos bosques del somontano del Moncayo, al que acompañaban el silencio y la soledad que su regla monástica exigía, además de otros elementos fundamentales para la vida cisterciense: piedras (las canteras de la zona) y agua (la del río Huecha o La Huecha). Veruela fue abandonada por los cistercienses en 1835, cuando la desamortización, lo cual propició la destrucción y el abandono del cenobio. No obstante, una junta de conservación formada por gentes de Borja y Tarazona impidió su ruina total y merced a la creación de una hospedería se pudo conservar el monumento. A dicha hospedería acudieron durante la segunda mitad del siglo xix miembros de la alta sociedad zaragozana e ilustres personajes como los hermanos Bécquer, Gustavo Adolfo y Valeriano –el pintor–, que encontraron en Veruela un lugar romántico por excelencia que inspiró muchos pasajes de sus obras, en especial la colección de cartas de Gustavo Adolfo recopiladas bajo el título Desde mi celda, y buena parte de la colección de grabados de Valeriano.c​ Es evidente que la presencia del poeta ha otorgado a Veruela la universalidad de la que hoy disfruta, algo que no consiguieron ni la larga presencia cisterciense entre 1145 y 1835, ni la estancia jesuítica en el periodo de 1877 a 1975.

En 1976, el Estado cedió el usufructo del monasterio a la Diputación Provincial de Zaragoza para su rehabilitación y conservación. Desde 1998, Veruela es de titularidad de dicha Diputación que, además de continuar las obras de restauración, lo mantiene abierto al público y lo ha convertido en sede de actividades culturales como exposiciones, cursos o festivales musicales.

2018_10_09_09_29_13

Luis Zueco presenta su novela “El monasterio”

DSC01619.JPGEl pasado 27 de septiembre el escritor Luis Zueco estuvo en la Biblioteca de Alagón para presentarnos El Monasterio la novela con la que cierra la serie de novelas dedicadas a la Edad Media en Aragón junto con El castillo y La ciudad.

Esta vez Luis Zueco sitúa su novela en el siglo XIV, durante la Guerra de los Dos Pedros,  en uno de los monasterios del Cister más importantes, el primero del Reino de Aragón, Santa María de Veruela. Allí llegará  el joven Bizén de Ayerbe, ayudante del Notario Real de Zaragoza, con la misión de reclamar los restos del infante Alfonso que reposan en el interior del monasterio. Algo que no le podrán fácil ni el Abad ni ninguno de los monjes que habitan en Veruela, cada cual por sus personales, misteriosas y oscuras razones. Todo se complica cuando uno de los monjes aparece asesinado y Bizén tiene que encargarse de averiguar quién es el asesino.

En la presentación Luis Zueco nos habló sobre la historia de la construcción del monasterio de Veruela, cómo era la vida de los monjes en un monasterio cisterciense, las intrigas que se gestaban dentro de él por la lucha por el poder, la guerra entre los dos reyes cristianos, Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón, por alzarse con el trono, los enfrentamientos entre monasterios por albergar los restos del infante Alfonso, la fabricación y la importancia del vino para los monjes, hablamos del Moncayo y sus leyendas, de Trasmoz, el pueblo excomulgado, de nuevas novelas… y de muchas cosas más. Siempre es un placer recibir a Luis Zueco en la biblioteca.

aa título