Visita a Albarracín con el club de lectura

dsc07291.jpg

El sábado 1 de julio, algunos de los participantes del Club de lectura de la biblioteca de Alagón visitamos  Albarracín (Teruel). Después de leer el libro La ciudad del escritor zaragozano Luis Zueco decidimos que la excursión de fin de curso sería a esta ciudad tan bonita. Allí hicimos una visita con Ana, nuestra guía, que resultó ser de Utebo, pueblo muy cerquita de Alagón y que precisamente ese día cumplía 9 años como guía en Albarracín.
Visitamos la catedral e hicimos un recorrido por las calles y los lugares más emblemáticos de la ciudad. Nuestro objetivo del día, además de pasarlo estupendamente, era hacernos una foto de grupo en la casa de la Julianeta, que sirve de portada a la novela de Luis Zueco. Así que por la tarde, más tranquilos, sin tanta gente, cumplimos nuestro objetivo. Sin duda Albarracín es una ciudad que no podéis dejar de visitar, un lugar para recomendar.

Imagen

Club de lectura: Las pequeñas virtudes de Natalia Ginzburg

las-pequenas-virtudes-600x920.jpgEn el club de lectura de este mes estamos leyendo Las pequeñas virtudes de Natalia Ginzburg  (1916-1991), una de las voces más singulares de la literatura italiana del siglo XX. Nacida en Palermo, publicó en 1934 su primera narración, a la que siguieron obras teatrales, ensayos—Las pequeñas virtudes (1962, Acantilado, 2002), Mai devi domandarmi (1970), Serena cruz o la verdadera justicia (Acantilado, 2010)—, novelas—El camino que va a la ciudad (1942), È stato cosí (1947), Nuestros ayeres (1952), Valentino (1957), Las palabras de la noche (1961), Léxico familiar (1963), Querido Miguel (1973, Acantilado, 2003) y Vita imaginaria (1974)—así como la biografía de Antón Chéjov (Acantilado, 2006).

A medio camino entre el ensayo y la autobiografía, Las pequeñas virtudes reúne once textos de tema diverso que comparten una escritura instintiva, radical, una mirada comprometida llana y conclusivamente humana. La guerra y su mordedura atroz de miedo y pobreza, el recuerdo estremecedor y bellamente sostenido de Cesare Pavese y la experiencia intrincada de ser mujer y madre son algunas de las historias de una historia–personal y colectiva–que Natalia Ginzburg ensambla magistralmente, en estas páginas de turbadora belleza, con una reflexión sagaz siempre atenta al otro, arco vital y testimonio del oficio–vocación irrenunciable, orgánica–de escribir.

Horario de verano

Diapositiva1

Camino

camino

CAMINO de Carlos Pomar Benedí 

(Relato ganador del Concurso de Relatos Cortos “Tomás Seral y Casas” en la categoría Mejor relato de la localidad)

El reflejo del sol en el asfalto le deslumbró y le hizo pensar en aquellos días, tan lejanos ya, en los que jugaba con su hermano Hadi.

—¡Ay, Azim! ¡Un cangrejo!

—¡Ya voy, hermanito! ¡Atrás, no ataques a un niño indefenso! ¡Toma! —La fuerza del golpe con aquel palo le hizo resbalar y caer de bruces sobre la arena húmeda.

—¡Azim!, ¿estás bien? ¡Me has salvado! —Aquel abrazo en la playa quizá fue el último antes de lanzarse al mar triste y esperanzado.

No fue fácil, pero cuando sabes lo que quieres solo tienes que seguir el camino.

Un muro gris le hizo despertarse de sus recuerdos. Este país era tan distinto…

Estaba nervioso. Cansado. Aquel enfrentamiento sería difícil. Quizás el más difícil. Sin darse cuenta entró en aquella sala de techo tan alto que no pudo evitar elevar la vista y quedarse unos segundos perdido en el centro de aquella sala, absorto en un silencio que le hizo tambalearse. Un callejón sin salida. De pronto se dio cuenta de que estaba rodeado de gente, de ruido, y respiró hondo, tanto que no pudo evitar toser.

Se sentó en una de esas sillas de plástico mirando aquel papel. 154. La pantalla luminosa decía 33. Su mirada se perdió de nuevo entre los números y se vio en aquella biblioteca donde había entrado en busca de algo de calor, en su primer invierno lejos de casa. Los inviernos eran duros, pero había aprendido a pensar que el sol ganaba unos segundos cada día, y sonreía ante su buena suerte. Su mirada sonriente se cruzó con la de un hombre, sentado, con un libro a medio leer.

—¿Conoces este libro? —Le enseñó una imagen de un viejo caído en la playa, con una espada en la mano y la cara sucia de arena. —Léelo si quieres aprender cómo es este país.

Aquella biblioteca se convirtió en su refugio de invierno. Leía despacio, no era fácil. Cada vez que levantaba la cabeza reconocía a alguno de aquellos personajes; se había convertido en un juego: aquel señor pequeño de barba cerrada, esa chica que desapareció tras la estantería y salió tan distinta, como si los libros que fue hojeando le hubieran regalado su luz…

—Perdona, amigo, ¿dónde dan el número?

—En esa máquina.

—Gracias.

153.

Se incorporó, sintió un vacío en el estómago. El papel de su mano temblaba.

154.

Se dirigió hacia esa puerta. Contuvo la respiración hasta que atravesó el umbral. El hombre que le esperaba sonrió. Era extraño, había imaginado un enemigo más terrible. Enseguida vio aquella figura de metal en la mesa, encima de sus papeles. Parecía una luna, brillante por el reflejo de la luz blanca de la lámpara.

—Esta entrevista es importante. Necesitamos saber si está listo para vivir en nuestro país. Sabe que si el resultado es negativo deberá volver a su casa, y que esta decisión es definitiva.

—Lo sé.

Levantó aquella luna y le enseñó unos papeles. Eran fotos.

_______________________________________________________________

En el avión de vuelta, con tantos otros como él, se acordó de aquellas fotos, difuminadas por la imagen borrosa de su hermano que ya tendría quince años. Él tampoco habría sabido que aquel hombre alto y con barba no era don Quijote sino un jugador de baloncesto, y que la princesa del pueblo tampoco se llamaba Dulcinea.

 

Inauguración de la exposición de fotografías del “I Encuentro palabra e imagen” dedicado a Gloria Fuertes

El sábado 10 de junio inauguramos la exposición del I Encuentro Palabra e Imagen que celebra este año el centenario del nacimiento de Gloria Fuertes. Es una actividad en la que han colaborado la Asociación Fotográfica Ebrofoto y la Biblioteca Municipal de Alagón. En total se han presentado 28 fotografías de distintos autores, todas ellas inspiradas en la poesía de la poeta madrileña. Podéis visitarla en Ebrofoto (C/ Chacón, nº 10, Alagón) todos los viernes de 8.30 a 9.30 de la tarde.

¡¡No os la perdáis porque merece la pena verla!!

Inauguración exposicion Gloria Fuertes

Encuentro con el escritor Félix Teira

DSC07106Dentro de la Campaña de Animación a la Lectura Primavera-2017 que organiza la Diputación Provincial de Zaragoza, y dentro del Ciclo “Encuentros entre escritores y lectores en Bibliotecas Municipales”, el viernes 16 de junio a las 7 de la tarde estuvo con nosotros el escritor Félix Teira para hablarnos de su novela El último sol.
En El último sol, Pablo Monfort, pintor de fama internacional, descubre que padece una grave enfermedad y decide retirarse al añorado pueblo aragonés de su infancia. Entre los escasos habitantes, se relaciona con un médico chileno y un anciano, representante de un mundo rural que desaparece. En el caserón familiar evocará el pasado: su amistad con Ernesto, un muchacho de Madrid que le abrió los ojos a la pintura, mientras su amigo quedaba fascinado por el campo, y Martine, una muchacha francesa sorda, tan sensible como bella, que todavía condiciona la vida de ambos.
Pablo se cree que está solo porque sacrificó la familia por la Pintura, pero nada es como parece…El último sol Feliz Teira

Félix Teira Cubel nació en Belchite en 1954 (Zaragoza). Es maestro y licenciado en Historia. En la década de los noventa publicó tres novelas con Anaya/Mario Muchnik (Brisa de asfalto, Gusanos de seda, La violencia de las violetas), elogiadas por la crítica: «Una madurez nada frecuente» (ABC). «El nacimiento de un creador» (El Mundo). El País afirmó: «Estamos sin duda ante un magnífico narrador, ante un creador». Ha escrito también una trilogía para adolescentes (¿o para adultos?) (Saxo y rosas, ¿Y a ti aún te cuentan cuentos? y Una luz en el atardecer). El éxito de sus novelas juveniles (más de 100 000 ejemplares vendidos) se debe tanto a la calidad literaria como a la exposición cruda de los problemas.
Publicó en Muchnik Editores La ciudad libre (2000) una historia de un ritmo trepidante, original parábola sobre el futuro cuando se tambalea el estado de bienestar. «Llama la atención la atrevida mezcla de géneros. Es una novela social, pero con hechuras de acción, de thriller. Félix Teira demuestra moverse en ese terreno con la soltura de un Grisham o un Crichton» (Época). En 2005 publicó en la Editorial Poliedro Sueños de borrachos, cuentos en los que «hay una historia no contada, una historia invisible que se evidencia de manera absoluta como una potencia subliminal por debajo de lo evidente, de lo que se está contando» (Antón Castro en antoncastro.blogia.com).
Editorial Funambulista publicó en 2011 laciega.com, novela políticamente incorrecta y retrato sin concesiones de cierta clase social nacida en los 70.

Nos visitan…

DSC07024.JPG

Durante estos días nos han visitado los alumnos de E. Infantil del Colegio Público “Aragón” de Alagón.  Con esta visita intentamos que los niños conozcan un poco mejor la biblioteca de nuestra localidad, los servicios y posibilidades que ofrece, cómo conseguir el carné para llevarse en préstamo libros y películas, fomentar el respeto por los libros y la biblioteca…, pero sobre todo, se intenta que sea una visita divertida en la que contamos un montón de historias divertidas. En total unos 150 niños han pasado estos días para escuchar y ver un montón de álbumes ilustrados. ¡¡Esperamos que volváis para descubrir muchas más aventuras!!

Y estos han sido los cuentos que hemos contado estos días: niños que se convierten en superhéroes, dragones fastidiosos, brujas rechinadientes que se comen a los niños, cerditos que huelen mal, hemos descubierto intrusos, hemos jugado a las adivinanzas y muchas cosas más…                                                                  Albumes contados Junio 2017.jpg