Club de Lectura: La elegancia del Erizo de Muriel Barbery

eleganciaerizo

El  jueves 17 de enero a las 4.30 horas tendremos nuestro próximo encuentro del Club de lectura. Esta vez el libro seleccionado ha sido La elegancia del erizo de Muriel Barbery.
En el número 7 de la Rue Grenelle, un inmueble burgués de París, nada es lo que parece. Paloma, una solitaria niña de doce años, y Renée, la inteligente portera, esconden un secreto. La llegada de un hombre misterioso propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas. Juntas, descubrirán la belleza de las pequeñas cosas, invocarán la magia de los placeres efímeros e inventarán un mundo mejor. La elegancia del erizo es una novela optimista, un pequeño tesoro que nos revela como sobrevivir gracias a la amistad, el amor y el arte. Mientras pasamos las páginas con una sonrisa, las voces de Renée y Paloma tejen, con un lenguaje melodioso, un cautivador himno a la vida.

Más información:

* http://murielbarbery.com/ blog sobre Muriel Barbery.

* Los personajes solitarios de Muriel Barbery  realizado por la Biblioteca Central de Rialeda.
* A propósito de “La elegancia del erizo” de Muriel Barbery
, Revista de Letras.

* La elegancia del erizo de Muriel Barbery

Como banda sonora del libro El lamento de Dido de la obra Dido y Eneas de Purcell en la voz de Alison Moyet.

Y entonces, lluvia de verano…

¿Saben lo que es la lluvia de verano?
Primero la belleza pura horadando el cielo de verano, ese temor respetuoso que se apodera del corazón, sentirse uno tan irrisorio en el centro mismo de lo sublime, tan frágil y tan pleno de la majestuosidad de las cosas, atónito, cautivado, embelesado por la magnificencia del mundo.
Luego, recorres un pasillo y, de pronto, penetrar en una cámara de luz. Otra dimensión, certezas recién formadas. El cuerpo deja de ser ganga, el espíritu habita las nubes, la fuerza del agua es suya, se anuncian días felices, en un renacer.
Después, como a veces el llanto, cuando es rotundo, fuerte y solidario, deja tras de sí un gran espacio lavado de discordias, la lluvia, en verano, barriendo el polvo inmóvil, crea en las almas de los seres una suerte de hálito sin fin.
Así ciertas lluvias de verano se anclan en nosotros como un nuevo corazón que late al unísono del otro.
                     La elegancia del erizo de Muriel Barbery

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s